CURADORA RESIDENCIA

Nicolás Ghigonetto / Temporada20

Nicolás Ghigonetto / Temporada20

NICOLÁS GHIGONETTO
Temporada20 / 2022, agosto

Bio
Nació en Isla Verde, al sudeste de la provincia de Córdoba, en el año 1989.
Vivió allí hasta los 17 años y asistió al secundario del pueblo.
Estudió la Licenciatura en Lengua y Literatura (Universidad Nacional de Río Cuarto). Fue ayudante alumno en Estética, Literatura Francesa y Filosofía del lenguaje.
En 2016, publicó el libro de poesía Los días del desastre con la editorial Cartografías, cuyos directores son José Di Marco y Pablo Dema.
Al poco tiempo se fue a vivir a Córdoba capital. Terminó el profesorado y da clases en una escuela pública.
Fue seleccionado para la Bienal de Arte Joven del Centro Cultural Recoleta en dos ocasiones (2017 y 2021). De allí salieron las antologías Van llegando (Mansalva) y Tan diversa (Mardulce) en las que participa.
En una feria del libro tuvo la suerte de conocer a Leandro Surce, editor de Kintsugi. Con él aprendió a moldear un libro y crear un concepto a partir de materiales sueltos. Los temas que lo desvelan son las infancias, los límites en la adolescencia, la construcción de una identidad. Publicó en Kintsugi Dos cachorros de sicario (2020).
En 2021 cursó la Diplomatura en Escritura Creativa (UNTREF).
Participó de la Temporada20 de Curadora residencia para artistas en 2022 y trabajó su proyecto Nenes raros con Francisco Bitar.

Proyecto
El proyecto se llama Nenes raros y se compone de una serie de relatos que se afilian con la tradición mumblecore del cine norteamericano. Los personajes, jóvenes y adolescentes, en muchas ocasiones, se encuentran buscándole sentido a su vida y se expresan, lejos de una forma diplomática, superando el límite de lo permitido y lo prohibido en una sociedad en la que los adultos gobiernan. La mayoría de los relatos ocurren en pequeños poblados de Argentina, precisamente en la pampa gringa, pero sin ubicación definida.
Desde un punto de vista técnico, se apela a narraciones en primera persona y mucho diálogo crudo, sin demasiadas intervenciones del narrador o acotaciones. El motivo es el de dejar al lector que construya su punto de vista sobre los sucesos y participantes. También hay narradores en tercera persona que juegan con el estilo indirecto libre, confundiendo su voz con la de los personajes.
Los libros que influyeron en la escritura son: ¿Podrías hacerme el favor de callarte, por favor? de Carver, Bullet Park y Oh, esto es el paraíso de Cheever, Los detectives salvajes de Bolaño, Tres tristes tigres de Guillermo Cabrera Infante, Un corazón simple de Flaubert, 222 patitos y otros cuentos de Federico Falco y la mayoría de los libros de Luciano Lamberti.
Las películas que influenciaron son casi todas las de Raul Perrone, Funny Ha ha de Bujalski, Kenparks de Larry Clark, Kids de Korine, Over the Edge de Kapplan, The Wanderers de Philip Kaufman, Los muchachos del verano de Peter Yates, etc.
Trabaja desde hace tiempo estos temas y este estilo, en su primer libro, Dos cachorros de sicario, un eje temático oscilaba entre niños y adolescentes que buscaban los límites de lo posible. El cuento seleccionado por la Bienal de Arte Joven, Los peludos no se comen, también narra la historia de adolescentes que buscan cómo matar el aburrimiento en un pueblito de provincia. Una abuela le pide al amigo de su nieto que le cace peludos para dejarlos morir en un tacho de 200 litros de YPF, en el medio, ocurren charlas y aventuras de chicos que quieren matar el aburrimiento.
Junto a Francisco Bitar reflexionamos sobre tramas, estructuras, estilo, voces y recursos de los textos que componen el proyecto.

Contacto
nicolasghigonetto@gmail.com
@n1k3l40s1