CURADORA RESIDENCIA

Tatiana Cibelli / Temporada20

Tatiana Cibelli / Temporada20

TATIANA CIBELLI
Temporada20 / 2022, agosto

Bio
Nació en Buenos Aires (Argentina), en 1993.
Es Directora de Fotografía (ENERC) y post productora audiovisual. Algunos de los trabajos audiovisuales en los que colaboró han participado de festivales en países como España, Turquía, Bolivia y Venezuela.
Participa en talleres y clínicas de escritura desde el año 2020.
En 2021 publicó su primer poemario Lo que intentamos cuidar (Litoral Dark) junto con el fanzine Qué es un hogar. En ese mismo año fue seleccionada en la categoría de Poesía de la Bienal de Arte Joven 21/22. Integró la antología Amenaza y Maravilla (Gog & Magog) lanzada en el marco de este festival.
Actualmente vive y trabaja en Buenos Aires.

Proyecto
Lleve a Curadora la idea de un proyecto híbrido entre la fotografía y la escritura. Desde hace varios años vengo recuperando y restaurando archivo familiar -diapositivas, negativos, VHS- y escribiendo a partir de lo encontrado, no sólo en términos temáticos -lo familiar, la infancia- si no también en términos de lo material: el tipo de soporte, la degradación del mismo e incluso la ausencia del archivo.
Trabajé bajo la tutoría de Santiago Venturini, poeta de Santa Fe, e intercambiando con mis compañeros de la Residencia. Me apoyé en poetas que hubiesen retratado la idea de la memoria a través de la fotografía, y también en material técnico de cuidado y restauración fotográfica.
Curadora fue el espacio perfecto para poder adentrarme en este proyecto que requería no solo concentración si no también la tranquilidad para poder conectar con la intimidad que implica trabajar con los recuerdos. El compartir con otrxs escritores y con Maxi y Cintia, artistas visuales, fue muy enriquecedor e inspirador.

Cuidar una foto

“Cada vez que se manipula un material
se ocasionan una serie de pequeños daños físicos.”
El cuidado de archivos fotográficos – Collings, T. J.

Cuidar una foto es una tarea compleja. No alcanza con la buena voluntad ni con el deseo de que duren. Es un acto de amor, de fe en el futuro, de paciencia. Significa mantenernos alejados, tocarla poco, o idealmente nada. Cuidar una foto implica mirarla el menor tiempo posible, tan solo un instante fugaz que la imprima en nuestra mente. Y devolverla rápidamente a la oscuridad seca. A partir de ahí la tarea sucede por dentro: recrearla en el proyector de nuestra imaginación, renegar un poco, sí, de la veracidad de la nueva película, pero permitirnos libertades bajo la excusa del cuidado. Aceptar que la insistencia por la verdad también produce pequeñas o enormes degradaciones.

Arqueología de lo inútil

Heredo
una caja de negativos
un rejunte de vacaciones marplatenses
un lobo marino de piedra
un castillo de arena deshaciéndose a mis pies.

Pedacitos de celuloide recortados
se desparraman por el parqué
exploro entre lo antiguo
entre las ruinas familiares
busco un amuleto que proteja.

Necesito
que esa emulsión de plata oscura
atrape para siempre a mi papá
sonriendo a cámara
con las manos desbordadas de arena
como un rayo de luz fantasma.

Contacto
tatiana.cibelli@gmail.com
@ojalaseainvierno/